sábado, 25 de septiembre de 2010

NANCY "MI PRIMER BAILE"

Hoy quiero mostraros esta Nancy, con su carita pecosa, su cuerpo espigado, y su pequeña historia.

Es la Nancy "Mi primer baile", de 1988.


Es una muñeca que baila al activar el mecanimo, gira la cintura y la cabeza y balancea los brazos al ritmo de la música. Funciona con pilas. También traía una cinta con música.



Esta imagen la he cogido de TC donde se encontraba a la venta, así en caja. Me pareció muy curioso verla con su caja, tal y como venía.
Esta Nancy fué la primera que compré a mi hija en mi afán de inculcar mi amor por estas muñecas. Le hizo mucha gracia, sobre todo porque bailaba. Y jugó con ella.



Y aún la conservamos con su vestido original, aunque tenía un brazo que se le caía.


Y ahí surgió el problema, en un traslado de casa perdimos el brazo. Ahora, hace unos días he conseguido uno y aquí está arreglada y preciosa.



Es una Nancy un pelín más alta que las demás, es más espigada, como diría mi abuela. Las piernas son unos milímetros más largas.


8 comentarios:

  1. Hola querida Concha,
    Esta entrada tuya está cargada de una ternura muy especial, misma que me ha conmovido mucho, ya que de cierta manera me recuerda mucho a la forma en que mi mamá me inculcó el gusto por mis Juanitas Pérez mexicanas...
    Me alegra muchísimo que ahora esta Nancy musical, que resulta muy linda y dulce con sus pequitas y ese atuendo tan romántico, esté por completo restaurada.
    Eso sí, ahora es tuya o todavía es de tu hija? Jiji!
    Cómo se va a llamar o ya tiene un nombre?
    Te mando muchos besitos.

    ResponderEliminar
  2. que bien que la hayas conservado, es preciosa y debe ser muy especial por ser de tu hija.
    yo le mangué la comuniata a mi hermana pequeña y sus barris y el tiovivo.... je je

    ResponderEliminar
  3. Hola Julieta,
    Esta muñeca yo creo que ya es mía. A mi hija finalmente le gustaron más las Barbies, que también se las tengo guardadas. Cuando ve mi colección, le gusta pero dice que ella prefiere las Barbies.
    Se llama Claudia; es el nombre que tiene desde que era de mi hija.

    Besos.

    Hola Dolors,


    Siempre hace especial a una muñeca el que tenga una historia y el que lleve en casa tiempo. Yo las cojo mucho carino; no se si soy un poco tonta, pero ya no me separo de ellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy bonita y lleva su historia añadida lo que la hace más especial, me pregunto si funciona, felicidades por conservarla, está impecable.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Concha, por este tipo de Nancys, por su valor sentimental me refiero, es por lo que merece la pena coleccionar.

    Mi afición por Nancy viene de los Reyes del 85 u 86, mi madre entre otras cosas me regaló un vestido de Nancy que me hizo tantísima ilusión que, cuando ya de mayor me reencontré con Nancy, era como revivir aquellos Reyes abriendo el vestido. Fíjate si me hizo ilusión, que mi madre se acuerda de mí abriéndolo, así q anda q no grité de alegría ni ná :)

    Un beso gordo y guarda esta muñeca como oro en paño. Es una auténtica preciosidad!

    Sara

    ResponderEliminar
  6. Estas NANCYS pecosillas tienen una gracia en la cara que las hace muy graciosas, a mi me encantan, y con la historia que nos has contado la hace especial, preciosa de verdad!

    AFRICA04

    ResponderEliminar
  7. Que Nancy más bonita!! y me ha hecho mucha gracia lo de que perdisteis un brazo de ella en un traslado, porque yo hace un año perdí la mano de un ¿godín? de estos enorrmes de famosa en un armario..¡¡Y no aparece!! Es un misterio muy misterioso!!
    Me encanta la historia que has contado sobre esta Nancy, me imagino que la tendrás un cariño muy especial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sois muy amables en vuestros comentarios y me encanta leerlos. Muchas gracias por ellos.

    Añoranza me preguntas si funciona; pues le puse pilas y no, pero al abrirla para ponerle el brazo vi que el plástico del interior es muy frágil por el paso del tiempo, me dio miedo tocarlo para ver si había algún contacto suelto. He preferido dejarla así.

    Sara, es verdad que las madres nos acordamos siempre de esos momentos en los que nuestras hijos se han emocionado especialmente porque nosotras nos emocionamos tanto como ellos.

    Africa, es verdad que las pecosillas tienen su gracia, aunque yo siempre he visto más bonitas las setenteras.

    Itzi, pues sí que es misterioso esas cosas que inexplicablemente desaparecen porque yo digo que a veces hay cosas que parecen que tienen patas.

    Besos para todas.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios son un estímulo para seguir haciendo entradas.